Tercera sesión del Ciclo “El Psicoanálisis Aplicado en las Instituciones”. Textos preliminares

  • Autor: Manuel Fernández Blanco
  • Fecha: 13-06-2016

Tercera sesión del Ciclo “El Psicoanálisis Aplicado en las Instituciones”Sábado 18 de Junio.
Intervienen Ivana Maffrand (CPA Madrid), Manuel Fernández Blanco (CCF Coruña), Ana Castaño (CSM Moratalaz).

Hace más de 18 años, el 1 de diciembre de 1997, comenzó su andadura la Clínica del Campo Freudiano en La Coruña. Pretendía un objetivo: posibilitar el encuentro con un psicoanalista a todas aquellas personas que, por razones económicas o de otro tipo, difícilmente acudirían a la consulta privada de uno de ellos.

Nos sostenemos en dos orientaciones de Jacques-Alain Miller. La primera cuando formula que “lo que es terapéutico en la operación analítica, es el deseo. En un sentido, el deseo es la salud. Contra la angustia, es el remedio más seguro. La culpabilidad es esencialmente debida a una renuncia al deseo” 1. La segunda, cuando afirma que “[…] se puede hacer que el encuentro con el psicoanalista no tenga precio para un sujeto, incluso si es un caso de psicoanálisis imposible” 2. En este tiempo, han sido tratados en la clínica 1500 pacientes. Comprobamos que, en algunos casos, se puede ir bastante lejos. En otros, la intervención no puede ser muy ambiciosa y procuramos realizar la  intervención posible cuando un psicoanálisis, en sentido estricto, es imposible.
La experiencia nos demuestra que los efectos terapéuticos son importantes. En las psicosis no desencadenadas, utilizamos la transferencia como medio de sostén del sujeto. Cuando el desencadenamiento se ha producido, buscamos favorecer la estabilización posible. En los casos de neurosis, buscamos promover el efecto de división subjetiva que permita un cambio de discurso y la transferencia analítica. Ya que, si la transferencia está siempre, no sucede lo mismo con el inconsciente. De este modo, desplazamos el síntoma del puro orden médico, evitando la desresponsabilización del paciente y posibilitando la subjetivación de ese “cuerpo ajeno” como algo que es propio al sujeto, que le concierne. En todos los casos, el significante de la transferencia, el síntoma, la enfermedad, no se articula a una promesa de salud mental, se articula al psicoanálisis. El psicoanálisis se ofrece como complemento al síntoma. El significante al que se articula la demanda es al psicoanálisis mismo, no a un psicoanalista concreto. Esto nos ha permitido distiguir las diferentes versiones de la transferencia según el lugar en el que opera el psicoanalista (consulta privada, centros de psicoanálisis aplicado o dispositivos de salud mental). En la Clínica, no se elige al psicoanalista, se elige el psicoanálisis. Esto supone ya una preinterpretación respecto del síntoma.

Por otra parte, las sesiones clínicas cumplen funciones de control y de enseñanza.  Esta última función, de enseñanza, tiene una relevancia muy especial. Posibilita el acceso a una experiencia clínica, controlada, a psicoanalistas en formación. Esta experiencia, en muchos casos, sería muy difícil  de conseguir por sus propios medios. De este modo, la Clínica cumple dos funciones: asistencial y formativa.

La Clínica está prestigiada en la ciudad y merece la confianza de muchos profesionales de la salud mental que la tienen como referencia. La Clínica funciona, de algún modo, como éxtimo de la salud mental. Es una alternativa psicoanalítica en el campo mismo de la salud mental, pero en una relación de exclusión interna. De algún modo, somos una respuesta al malestar en la salud mental. Algunos pacientes nos son enviados cuando el objetivo de adaptación, que la salud mental persigue, ha fracasado. En la Clínica encuentran una respuesta diferente, que no persigue la adaptación a ningún ideal de bienestar preestablecido. No prometemos la salud, ofrecemos la posibilidad del psicoanálisis.

La Clínica del Campo Freudiano es un dispositivo asistencial, es también, una orientación clínica. Representa una alternativa cívica, una invención, para favorecer que el psicoanalista se proyecte más allá de su consulta privada. Psicoanalista siempre, porque el psicoanalista se define por su acto, pero un psicoanalista disponible, capaz de sostener en su medio el derecho al psicoanálisis.

Manuel Fernández Blanco
Clínica del Campo Freudiano en La Coruña

Referencias Bibliográficas

J.-A. Miller, “Psicoterapia y psicoanálisis”, en Freudiana 10, 1994, p. 19.
J.-A. Miller, “Les contre-indications au traitement psychanalytique”, en Mental 5, 1998, p. 16.

  • instituto del campo freudiano
  • escuela lacaniana de psicoanlálisis del campo freudiano
  • escuela lacaniana de psicoanlálisis del campo freudiano
  • université populaire jacques lacan
  • asociación mundial de psicoanálisis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies