Los principios rectores del acto analítico 18/19

 Grupo de investigación asociado al NUCEP

Estudiar psicoanálisis en Madrid

En el congreso de la Asociación Mundial de Psicoanálisis de 2004, que tuvo lugar en Comandatuba, la Delegada General Graciela Brodsky presentó una Declaración de Principios ante la Asamblea General. Posteriormente las diferentes Escuelas hicieron llegar sus comentarios. Éric Laurent, en el siguiente Congreso Mundial celebrado en Roma en 2006, dio lectura a la versión definitiva de estos principios rectores, principios cuya adopción se solicitó al conjunto del Campo Freudiano (1).

Se solicitó a todos los que los adoptaran ya que se trataba de las proposiciones fundamentales que regirían el acto analítico para todo aquel que quisiera considerarse dentro de la orientación lacaniana. Así, tanto la dirección de una cura como la formación del analista deben estar orientadas e iluminadas por cada uno de dichos principios. No es posible adoptar unos y no otros.

Cada uno de los ocho principios trata un aspecto central de lo que implica la práctica y la formación lacaniana y lo hace de una manera concisa y clara.

Resumidamente ellos son:

1. El psicoanálisis es una práctica de la palabra. Considera entonces el poder de la palabra y los efectos de verdad sobre el síntoma a través de la interpretación.
2. Toma en cuenta y favorece que en la sesión haya un distanciamiento por parte del analizante de sus normas y hábitos y cuestiona radicalmente las identificaciones.
3. Sostiene que el analizante se dirige al analista para recuperar el objeto perdido del deseo y cuando habla, lo que busca es la pareja que se adecue a su fantasma.
4. Reconoce la transferencia como el lugar donde la realidad sexual inconsciente puede manifestarse con mayor libertad.
5. Formula que no existe una cura estándar ni un protocolo porque el psicoanálisis no es una técnica, sino un discurso que anima a cada uno a producir su singularidad.
6. Propone que la duración de un análisis y el tiempo de la sesión no deben ser protocolizados. Una cura se prolonga hasta que el analizante esté satisfecho de la experiencia que ha realizado y considere que ha llegado a su fin.
7. Favorece la invención de una solución particular para cada uno, sostenida en el hecho de que la relación sexual no existe.
8. Hace presente que la formación del analista y su nominación no pueden regirse por las normas de la enseñanza universitaria ni por las de la evaluación y la eficacia.

El grupo de investigación trabajará sucesivamente estas cuestiones en cada una de las reuniones (nueve en total). Si cada principio abre distintas líneas de investigación posibles, su conjunto nos sumerge en aquello de lo que se trata cuando uno quiere ser psicoanalista.

Las presentaciones serán animadas por viñetas clínicas y diferentes textos teóricos.


(1) Ver Principios Rectores del Acto Psicoanalítico

 

Quiero inscribirme


Grupos de investigación asociados a la Sección Clínica de Madrid

La enseñanza analítica supone dos tiempos: un primer tiempo de alienación a los conceptos, en el que los sujetos se introducen en los paradigmas de la doctrina, procuran descifrar su significado y su empleo operativo en la práctica clínica, que es una práctica textual.

Ese tiempo se complementa con el de la separación, el segundo tiempo, y está constituido fundamentalmente por una praxis de investigación. Investigar supone separarse de la alienación y descubrir la potencialidad de un concepto, profundizar en su epistemología e introducir nuevos puntos de perspectiva en la teorización de un fenómeno.


HORARIO

El segundo martes de cada mes de 18:30 a 20:30 h.

INICIO

El 23 de octubre de 2018.

COORDINADOR

Joaquín Carreti.

ARANCELES

Consulta las tarifas y los descuentos disponibles.

 

Descargar programa 2018-2019 en PDF