El objeto de la ética


 
Descargar PDF
 

El objeto de la ética, tanto en el sentido del fin como del objeto que se ocupa la ética, fue el problema que Kant intentó despejar y que desde entonces planea siempre sobre todos aquellos que se han ocupado de pensar sobre los fundamentos de la moral. Los teoremas primero y tercero de la Analítica definen la posición kantiana frente a este objeto y por lo tanto es necesario tenerlos presentes. El primero dice: “Todos los principios prácticos que suponen un objeto (material) de la facultad de desear como fundamento de determinación de la voluntad, son todos ellos empíricos y no pueden proporcionar ley práctica alguna”1. El tercero: “Si un ser racional debe pensar sus máximas como leyes prácticas universales, puede sólo pensarlas como principios tales que contengan el fundamento de determinación de la voluntad, no según la materia, sino según la forma”2.

Rigorismo kantiano, que privilegiando la forma, ha sido criticado desde distintas posiciones teóricas y políticas, pero que no cabe duda marcó un antes y un después en el pensamiento ético. El descubrimiento del inconsciente, también supuso un impacto en la moral del siglo XX, como nos recuerda Wallwork3, encabezando a los autores que consideran que determinados hallazgos del psicoanálisis; el determinismo psíquico, el principio del placer o el narcisismo, deben tenerse en cuenta porque tienen consecuencias sobre cuestiones éticas de tanta importancia como la responsabilidad moral, los principios normativos o la autonomía. Este enfoque contrasta con el de los moralistas psicoanalíticos como Erikson4, que considera que la genitalidad, al combinar sexualidad y amor, conforma una mutualidad en la que las potencialidades de los participantes se ven recíprocamente activadas y así una persona genital estaría en mejores condiciones para vivir de acuerdo con la versión kantiana de la Regla de Oro, pues trataría a la humanidad “sea en su propia persona o en otra, siempre como un fin y nunca como un medio”. Hay que leer a Kant y a Freud de forma muy sesgada para hacer corresponder a la persona genital con la máxima kantiana.

Sin embargo, para Lacan el descubrimiento freudiano es ya un descubrimiento ético. Por esto él no habla de ética y psicoanálisis sino de la ética del psicoanálisis y se propone indagar sobre el objeto de esta ética, también en los dos sentidos antes señalados. La indagación sobre este objeto le llevará a leer a Kant con Sade, la Crítica de la razón práctica con la Filosofía en el tocador.

En una de las ediciones en castellano, de la Filosofía en el tocador, los editores nos advierten que la obra erótica de Sade es algo más que una pura narración, que es no sólo una introspección en el mundo de lo incontrolable, mucho antes de la aparición del psicoanálisis, sino también un auténtico tratado sobre las múltiples caras de la moral.

Este ejemplo ilustra perfectamente el párrafo con el que se abre Kant con Sade: “Que la obra de Sade se adelanta a Freud, aunque sea respecto del catálogo de las perversiones, es una tontería…”5. Si la obra de Sade no se adelanta a Freud, es porque entre la obra del marqués y la del profesor existe una distancia, no exclusivamente temporal; una distancia, que hace que la sexualidad tenga para Freud otro fundamento.

La importancia del tocador sadiano no consiste en ser la primera guía de la perversión, sino en igualarse con los lugares de los que las escuelas de la filosofía antigua tomaron sus nombres: Academia, Liceo, Stoa. En el tocador sadiano se hace filosofía, se discute, se piensa una obligación moral, se justifica un deber ser. En la orgía de los libertinos, Sade alza la voz, para adoctrinar sobre lo que se debe hacer, no se trata de hacer lo que se quiere, sino lo que se debe, en el tocador se está construyendo una moral que en el gabinete se pondrá en práctica.

Este paso inaugural y subversivo, Sade se lo debe a Kant, ésta es la paradoja. El hombre frío y metódico, del que se dice que ajustaban el reloj de la plaza cuando él pasaba, siempre a las cinco, dio sus razones al provocador iconoclasta.

La filosofía en el tocador aparece ocho años después de la Crítica de la razón práctica. Si, después de haber visto que concuerda con ella, demostramos que la completa, diremos que da la verdad de la Critica”6. Esta es la tesis que el trabajo de Lacan se propone desarrollar. ¿En qué medida esta tesis se inscribe en la crítica de la Ilustración?.

Son muchas y diversas estas críticas, pero quiero llamar la atención sobre la de Adorno y Horkheimer ya que su Dialéctica de la Ilustración supone un antecedente en la relación Kant-Sade7.

Kant define la Ilustración como la salida del hombre de su autoculpable minoría de edad, minoría de edad que significa la incapacidad de servirse de su propio entendimiento sin la guía del

otro; el entendimiento sin la guía del otro, es el entendimiento guiado por la razón, razón que tiene por objeto el entendimiento y su adecuada aplicación al objeto. Para nuestros autores, la obra del Marqués de Sade, va a mostrar precisamente el entendimiento sin la guía del otro, es decir, al sujeto burgués liberado de la tutela.

La perfecta planificación del edificio kantiano, preanuncia así, la organización de toda la vida vaciada de cualquier fin objetivo. Lo que va a importar en adelante no es tanto el placer cuanto su gestión activa y organizada, el esquema de la actividad pesará más que su contenido, lo que cuenta es el plan, y por eso Sade levanta un precoz monumento a ese sentido de la planificación. Al no fijar la razón ilustrada fines objetivos, todos los afectos están igualmente distantes de ella, todos los fines han perdido su carácter de necesidad y el encanto pasa al mero obrar, al medio en suma. La razón deviene así antirrazón, procedimiento implacable y sin contenido, la obra de Sade representa en cambio, la crítica intransigente de la razón práctica.

Contribuyendo a esta crítica, Macintyre se pregunta; ¿Por qué tenía que fracasar el proyecto ilustrado de justificación de la moral?, dando por supuesto este fracaso en cuanto a la justificación8. La respuesta de Macintyre comienza mostrándonos un aire de familia en los ilustrados, un acuerdo entre ellos más allá de sus diferencias, en cuanto al contenido y el carácter de los preceptos morales. El matrimonio, la familia, el cumplimiento de las promesas, la justicia, eran inviolables tanto para Hume como para Kant o Diderot. Estas creencias compartidas provenían de su común pasado cristiano, sin embargo no hay acuerdo en lo referente a qué justifica la moral. Esta divergencia, y siguiendo a Macintyre en su argumentación, surge de la imposibilidad de dicha justificación. Para explicar esta imposibilidad se remonta al esquema moral de Aristóteles.

En este esquema es fundamental el contraste entre “el hombre tal como es” y “el hombre tal como podría ser si realizara su naturaleza esencial”, la ética sería la ciencia que hace a los hombres capaces de entender cómo realizar la transición del primer estado al segundo. Este esquema teleológico se compone de tres elementos -una naturaleza humana inadecuada, los preceptos de una ética racional y la concepción de una naturaleza humana como podría ser si realizara su telos. Pues bien, la causa del fracaso del proyecto ilustrado de justificación moral es precisamente el rechazo de cualquier visión teleológica de la naturaleza humana, cualquier visión del hombre como poseedor de una esencia que defina su verdadero fin.

Esta ausencia de esencia, hace de la moral una moral sin fundamento, de nuevo una moral vacía, una moral de las formas; el abandono de la noción de telos nos deja un esquema moral que cojea, con dos elementos que mantienen entre sí una oscura relación. Por un lado cierto contenido moral, un conjunto de mandatos pero privados de su contexto teleológico. Por otro, una visión de la naturaleza humana inadecuada tal como es. Al faltar el puente entre ser y deber ser, ambos se extravían.

El problema de la justificación

Kant no dejó de ver este escollo, al preguntarse ¿qué nos obliga a aceptar el imperativo categórico?, ¿por qué hemos de admitir la universalidad como criterio de las máximas?, ¿por qué debemos sentirnos vinculados con los principios que representan a toda voluntad exigencias categóricas cualquiera sean éstas? Kant llega a la conclusión de que la validez práctico-objetiva del “principio de moralidad” no se deriva de ninguna premisa ulterior, esto nos enfrenta con lo que se conoce con el término “hecho de la razón”, que podríamos definir así, en palabras del propio Kant: “la realidad objetiva de la ley moral no puede ser demostrada…; sin embargo, se mantiene firme sobre si misma”9.

De los posibles sentidos de este “hecho de la razón”, – los estudiosos de Kant coinciden en señalar la dificultad de establecer qué quiso decir realmente con esta expresión- vamos a destacar con José Luis Villacañas uno de entre los seis sentidos que Beck encontró al rastrear este concepto en los textos de Kant.

La ley moral es meramente la autoconsciencia de una razón pura práctica y así es idéntica con el concepto positivo de libertad (KpV, V, p. 29). Lo que quiere decir que llegamos a la conciencia de que en nuestra relación con lo que hay, somos mediados por una exigencia de universalidad, estableciendo así una exigencia de racionalidad, exigencia que se nos presenta como algo incondicionado, no impuesto por la realidad, sino por la voluntad libre”10, es decir la voluntad libre impone la racionalidad, que establece a su vez la exigencia de universalidad. “Sin esta

autoconstitución libre de la razón en la exigencia de universalidad, no habría posibilidad de anular como despreciables las condiciones subjetivas contingentes que distinguen a un ser de otro (KpV, V, p.21)”11

Argumentación circular, que no sólo no da respuestas a la pregunta por el fundamento de la obligación moral, sino que soporta, la exclusión de la diferencia subjetiva en el establecimiento de la ley, como un hecho.

Lo que está aquí eludido, y es sin embargo relevante es algo en lo que coinciden Wellmer12 y Villacañas. Para el primero, que se pueda querer algo como una ley universal, sólo es una condición necesaria pero no suficiente que pueda pensarse como tal ley universal. Para entender el carácter formal del principio moral kantiano, hay que responder aún a la cuestión de cómo un agente averigua si puede querer como ley universal una máxima de su acción. Para el segundo lo que el “hecho de la razón” significa es sencillamente que sólo existe cuando se decide, cuando se atreve a constituirse estableciendo su propia ley. Así su existencia, al no ser deducible ni explicable, como cualquier otra cuestión de existencia, debe “ser puesta”, con la particularidad de ser puesta como incondicionada. Tugendhat13 entiende que el tipo de justificación tradicionalista de la moral, que tenía la autoridad (religiosa o implícita en una tradición) como base de justificación, no pueden ser ya válidas para nosotros. Para no quedar atrapados en el relativismo de las convicciones morales deberíamos buscar una comprensión no trascendente de la justificación de los juicios morales. La diferencia entre convicción moral y juicio moral puede medirse por la distancia entre los juicios empíricos y los juicios morales. Los primeros, siguiendo a Tugendhat, se justifican “desde abajo”, desde sus consecuencias empíricas, es decir a partir de la experiencia; los segundos, por el contrario, sólo pueden justificarse “desde arriba”, desde un principio supremo. El dilema que se plantea, y con el que coincido, es el de la justificación del principio supremo. Este modo de justificación del juicio moral es comprensible si está sujeto a una autoridad, pero en este caso su fundamentación no deja de ser hipotética, puesto que la premisa suprema o el principio de autoridad debe ser algo en lo que se crea. Si sustituimos ahora el principio de autoridad por una norma suprema, que no queremos justificar hipotéticamente y para la que no sea necesaria la fe, nos encontraremos con el problema de cómo justificarla. Esto es lo que Kant intenta resolver cuando propone justificar los juicios morales a partir de la premisa que representa la idea misma de justificación, la razón.

Sólo que esta solución, es para Tugendhat, genial pero ilusoria; la idea de una justificación no condicionada desde arriba así como la idea de un deber moral con un sentido incondicionado es un contrasentido. En su lugar propone la “tesis de la justificación limitada” que tiene que cumplir dos exigencias; a) probar que los intentos por fundamentar la concepción moral de manera absoluta han fracasado y b) considerar el resto de las concepciones morales modernas como no plausibles. Sugiere que comencemos por analizar el uso lingüístico de dos grupos de palabras, sin los cuales no podremos hablar de ética. El primer grupo está constituido por las palabras “tiene que”, “no puede” y “debe” y el segundo por “bueno” y “malo”. Contamos con dos usos del “tener que” uno teórico y otro práctico. El “tener que” de las leyes científicas, ‘la manzana tiene que caer’, pero si digo ‘tienes que marcharte ya, si quieres llegar a tiempo’, esto no tiene que ver con un planteamiento teórico, es una cuestión de orden práctico. El deber sería un “tener que” atenuado, ‘debería llover mañana’ no es igual que ‘tiene que llover mañana’. El lado práctico del “tener que” es susceptible de otra división, hay un “tener que” al que podemos responder inmediatamente y un “tener que” al que no podemos dar una fácil respuesta. Este segundo es el que nos conduce a la cuestión moral. Puedo responder al tener que salir pronto, porque sino lo hace llegará tarde, pero si le digo a alguien ‘no puedes humillar’, es más difícil responder a la pregunta por qué no puede humillar. Lo que podemos considerar juicios morales son estos “tener que” para los cuales no hay una respuesta inmediata.

Ahora bien, ¿qué nos obliga al “tener que”, al “no poder” o al “debe”? Tugendhat responde por las consecuencias, porque su transgresión produce indignación, su incumplimiento nos indigna. La indignación, la vergüenza y la culpa son los indicadores, las luces rojas que nos señalan la transgresión moral, sin embargo, su cumplimiento provoca el elogio. Se introduce así el segundo grupo de palabras, ya que se elogia lo que es considerado como “bueno” y se censura lo que es tenido por “malo”. Hay que observar que el tipo de normas y la sanción correspondiente, a las que se está haciendo referencia, no obedecen necesariamente a la racionalidad, por lo tanto el inmoral no es siempre irracional. De entre todas las habilidades que puede tener un individuo se destaca como habilidad central, habilidad moral, la que tiene el ser humano para acatar las normas morales de una comunidad, para ser aceptado en esa comunidad. Sentiré indignación y culpa si ignoro su cumplimiento o dignidad y elogio si las respeto.

Podemos someter ahora dos famosas frases, dos sentencias, una de Lacan y otra de Freud, a este razonamiento. La primera de Lacan “Propongo que de la única cosa de la que se puede ser culpable, al menos en la perspectiva analítica, es de haber cedido en su deseo”14. Para Lacan el deseo es nuestro “incondicionado”, el deseo ocupa el lugar vacío del tu debes incondicional kantiano y por lo tanto ceder en el deseo es lo que producirá la culpa. La habilidad central que correspondería a este incondicional lacaniano sería sustraerse al servicio de los bienes, los bienes tejen una tela de araña en la que el sujeto queda capturado sin poder acceder a su deseo. “Donde estaba el ello, el sujeto debe advenir”15 es la sentencia de Freud. El sujeto “tiene que” ganarle terreno al ello, si estamos de acuerdo con Freud deberíamos acatar esta máxima para sentirnos dignos. Pero decimos; si estamos de acuerdo o si admitimos el deseo como incondicional, por lo tanto no eludimos el problema de querer la máxima. Dicho de otra forma, el fundamento moral que va a orientar nuestra vida necesita de nuestro consentimiento, y ésta es tal vez la decisión que mayor responsabilidad comporta, el fundamento, entonces, necesita de nuestro afecto. Sin embargo, el afecto kantiano, el respeto, lo es por la pura forma, por la ley, aunque este respeto suponga el sacrificio del propio ser, satisfacemos con nuestro ser las exigencias que la forma y la ley nos imponen.

Como vemos el problema de la justificación está lejos de resolverse, pero la necesidad de apelar al “querer” o a la “decisión” a la hora de fundamentar la moral, no deja de introducir una paradoja en el rigorismo kantiano.

Contribuye Kant con Sade a esta crítica de la Ilustración. Más bien, lo que Kant con Sade “ilustra” es la estructura misma del sujeto: el rigor del superyo, las paradojas del goce, ¿qué quiere un sujeto?, ¿sobre qué se divide?, ¿cuál es su relación con el objeto?. Al tiempo que despliega una serie de interrogantes; ¿cómo concebir la moral?, ¿en qué consiste la práctica analítica?, ¿cuál es su fin?. Por eso para Lacan, la obra de Sade no es la crítica intransigente de la razón práctica, sino su corolario, o dicho de otra forma no hay superyo sin goce.

Voluntad, deber y ley

Lacan está interesado en tomar de Kant el concepto de bien y el concepto de voluntad para establecer su articulación en la máxima.

En la Crítica de la razón práctica, Kant señala que la lengua alemana tiene dos expresiones muy diferentes para lo que los latinos denominan con una sola palabra. Para bonum; Gute y Wohl, y para malum; Bosë y Übel, de modo que se producen juicios totalmente distintos si consideramos en una acción el Gute y el Bosë, o bien “nuestro” Wohl y Übel.

Wohl o Übel significa siempre sólo una relación con nuestro estado de agrado o desagrado, de regocijo y de sufrimiento, y si deseamos o rechazamos por eso un objeto lo hacemos siempre por el sentimiento de placer o dolor que él produce. Por el contrario el bien (Gute) o el mal (Böse) es referido propiamente a acciones, no al estado de sensación de la persona, y si algo debiera ser considerado como bueno o malo (gut o böse), sería solamente el modo de obrar, la máxima de la voluntad, y por consiguiente la persona misma, no es una cosa la que podría ser denominada buena o mala.

De este modo queda vinculado el principio de placer con la ley del bien que es el wohl, el bienestar; y la ley moral con el bien que es Güte.

Pero el peso, que toma este Bien, que podemos escribir con mayúsculas, no aparece, y esto es lo que señala Lacan, sino por excluir, pulsión o sentimiento, todo aquello que puede padecer el sujeto en su interés por el objeto, lo que Kant por eso designa como “patológico”.

La voluntad de la que habla Lacan en Kant con Sade, y conviene precisarlo, sería en Kant la voluntad autónoma. Kant distingue en la Fundamentación de la metafísica de las costumbres, la autonomía de la voluntad como principio supremo de la moralidad, de la heteronomía de la voluntad como la fuente de todos los principios espurios de la moralidad.

La autonomía consiste en que el sujeto se dé a si mismo la ley, “la autonomía de la voluntad es la constitución de la voluntad por la cual ésta es una ley para ella misma (independientemente de todos los objetos del querer). El principio de la autonomía es, así pues: no elegir sino de tal modo que las máximas de la propia elección estén comprendidas a la vez en el mismo querer como ley universal… este principio de la autonomía es el único principio moral…”16. Ahora bien, si la voluntad busca la ley, saliendo de sí misma, en la constitución de cualquiera de sus objetos, resulta siempre

heteronomía, la voluntad que se deja seducir por el objeto sólo puede hacer posibles imperativos hipotéticos: debo hacer algo porque quiero tal cosa. El imperativo categórico es posible, en cambio, sólo en la abstracción de todo objeto, hasta que éste no tenga influjo alguno sobre la voluntad.
Pero será en la primera sección de la Fundamentación de la metafísica de las costumbres donde encontraremos la articulación entre bien, voluntad y deber, que nos permitirá entender porque Lacan lee a Kant con Sade. Comienza Kant esta sección afirmando que: “En ningún lugar del mundo, pero tampoco siquiera fuera del mismo, es posible pensar nada que pudiese ser tenido sin restricción por bueno, a no ser únicamente una buena voluntad”17, así la inteligencia, los talentos del espíritu, el buen ánimo, la solidaridad, la tolerancia podrían ser tomados como buenos en principio, pero nada nos asegura que en determinado momento estas disposiciones sean mal utilizadas por el sujeto, por lo que podemos considerarlas buenas pero con restricciones. Esta buena voluntad que es buena sin restricciones, lo es además “no por lo que efectúe o realice, no por su aptitud para alcanzar algún fin propuesto, sino únicamente por el querer, esto es, es buena en sí”18. Es estimable en sí misma más que todo lo que pudiéramos alcanzar si nos dejáramos guiar por nuestras inclinaciones, aunque a esta voluntad le faltase la capacidad de sacar algo adelante igual sería para Kant una joya que posee en sí misma su pleno valor.

El mismo Kant se adelanta a la extrañeza que esta idea del valor absoluto de la voluntad pueda producir y teme que surja la sospecha de que quizás sirva de fundamento a una fantasmagoría de altos vuelos. Se propone, entonces, someter a examen esta idea. Supone que somos seres organizados y que entre nuestras disposiciones naturales admitimos como principio el encontrar siempre el instrumento más adecuado para nuestros fines. “Ahora bien, si en un ser que tiene razón y una voluntad su conservación, su bienandanza, en una palabra, su felicidad fuese el auténtico fin de la naturaleza, … hubiesen podido serle señaladas mucho más exactamente por instinto…”19 Efectivamente Kant demuestra que no es así y que recurrimos por tanto a la razón, por lo que concluye que esto no son fines auténticos. Cuanto más nos ocupemos del disfrute de la vida y de la felicidad, más nos alejaremos de la verdadera satisfacción. Si algo intentó señalar Freud desde el comienzo de su obra es que para el sujeto humano no hay verdadera satisfacción, y no hay verdadera satisfacción porque el sujeto carece precisamente de instintos que orienten su vida. Como ser de lenguaje está habitado por la pulsión que encuentra su satisfacción aun a costa del sujeto y en ocasiones a pesar de su felicidad. Será la pulsión la que se cruce en el camino de la razón y le ponga obstáculos al deber.

Si hemos admitido con Kant el concepto de una voluntad digna de ser estimada en sí misma y buena sin ningún propósito ulterior, sólo nos queda “tal como ya reside en el sano entendimiento natural y no necesita tanto ser enseñado cuanto más bien aclarado…, poner ante nosotros el concepto del deber, que contiene el de una voluntad buena…”20. No deja de llamar nuestra atención que el concepto de deber, que contiene el de una voluntad buena, y será el pivote sobre el que gire la argumentación de esta sección, resida en el entendimiento natural, no necesite ser enseñado y sea puesto ante nosotros. A partir de este poner ante nosotros el deber, se desencadena en toda su potencia el rigorismo kantiano. En primer lugar trata de distinguir si una acción conforme al deber ha sucedido por deber o por un propósito egoísta. Conservar la propia vida es para Kant un deber, podríamos disentir con él en este punto y pensar que es una elección que el individuo hace suya, pero bien, consintamos que es un deber y que además la gente en general tiene una inclinación inmediata a mantener la vida. Entonces resultará que el empeño y cuidado que ponen los hombres en prolongar esta vida no tiene ningún valor interior, ni la máxima, conservar la vida, contenido moral. Actúan conforme al deber pero no por deber. Por el contrario si alguien azotado por los avatares de la vida, acumula sufrimientos y contrariedades, crece su desdicha y abatido desea la muerte, pero conserva la vida sin quererla, no por miedo o inclinación, sino por deber, su máxima sí tendrá contenido moral. Lo que quiere decir que para actuar por deber y por lo tanto moralmente, no es suficiente con prescindir de las inclinaciones es necesario actuar contra ellas, no pueden coincidir inclinación y deber.

Todos admitimos que el deber mismo contraría alguna tendencia del individuo, por eso hablamos de deberes y obligaciones. Las sentencias de Freud y Lacan anteriormente comentadas suponen implícitamente que el sujeto está dispuesto a dejarse arrastrar por el ello y a ceder en su deseo, si no por qué formular la sentencia, sin embargo, lo que no pretenden estas sentencias es sustraerse de todo propósito como exige Kant en la segunda proposición: “Una acción por deber tiene su valor no en el propósito que vaya a ser alcanzado por medio de ella, sino en la máxima según la que ha sido

decidida; no depende, así pues, de la realidad del objeto de la acción, sino meramente del principio de querer según el cual ha sucedido la acción sin tener en cuenta objeto alguno de la facultad de desear”21. ¿Por qué no vale el propósito?, ¿por qué no podemos tener en cuenta el propósito de esa acción?. Porque si hacemos depender a la voluntad del propósito que esta voluntad pueda tener, ya no tendremos una voluntad buena en sí misma sin restricciones. El propósito, cualquiera sea, restringe a la voluntad, si tenemos en cuenta el propósito perdemos la voluntad buena. Sin embargo, “no ceder frente al deseo” necesita de la articulación del querer y desear, se “propone” querer lo que se desea sin culpa ni vergüenza, ya que el deseo, para Lacan, no forma parte de nuestras inclinaciones.

Como consecuencia de lo que viene argumentando en torno al deber, expresa Kant la tercera proposición, que introduce el respeto por la ley y concluye con la primera formulación del imperativo categórico: “el deber es la necesidad de una acción por respeto por la ley. Hacia el objeto como efecto de la acción que me propongo puedo ciertamente tener inclinación, pero nunca respeto”22. Si la acción por deber nos hizo apartarnos del influjo de la inclinación y por tanto de todo objeto de la voluntad, la voluntad estará exclusivamente determinada, objetivamente por esta ley y subjetivamente por el respeto puro por esta ley práctica. Ahora, se pregunta qué ley será ésa que pueda determinar a la voluntad para que podamos seguirla considerando buena sin restricciones y la respuesta es esta primera formulación: “…no queda sino la universal conformidad a la ley de las acciones en general, únicamente la cual ha de servir a la voluntad como principio: esto es, nunca debo proceder más que de modo que pueda querer también que mi máxima se convierta en una ley universal”23.

La diferencia, entre autonomía y heteronomía, así como la secuencia voluntad, deber y ley aclaran la paradoja a la que se refiere Lacan en Kant con Sade: que sea en el momento en que el sujeto no tenga frente a sí ningún objeto, cuando encuentra la ley, que articulándose como máxima proponga el orden de una razón práctica o voluntad.

Se pueden entonces aislar dos series paralelas, pero cuyo entrecruzamiento pretende mostrar Lacan recurriendo a Sade. De un lado: principio de placer, ley del bien que es el wohl, heteronomía. De otro: ley moral, el bien que es Güte, autonomía. Diferencia que sugiere la pregunta sobre el objeto hurtado a lo largo de la Crítica, para sostener esta estricta división.

División que ya provocó recelo en Freud, forzándole a pensar sobre el origen de la conciencia moral. ¿Por qué Freud no es kantiano? La tesis kantiana de que la razón puede generar máximas gracias a su habilidad, puramente formal, de comprobarlas por medio del criterio de universalidad, es necesariamente extraña a Freud. El dualismo que permitió a Kant distinguir entre el yo trascendental capaz de generar los imperativos categóricos y el yo sensorial sujeto al juego de las inclinaciones, el impulso o el deseo, tiene en Freud otra lectura. Para él, el empeño kantiano por separar a la razón práctica del yo empírico como requisito de la vida moral es sencillamente imposible y contraproducente.

Sus primeras observaciones con la histeria ya le mostraron a Freud la relación entre el juicio moral y el síntoma24. Una paciente tiene una idea amorosa hacia su cuñado cuando su hermana acaba de morir, en el instante en que la idea aparece surge en la paciente la censura moral que la oculta, sin embargo el afecto desplazado ha producido un síntoma. El deber ser deja como saldo un ser sintomático, ésta es la lectura freudiana.

Ahora bien, Kant podría responderle a Freud: su censura moral, nada tiene que ver con la voluntad autónoma, por eso precisamente su paciente tiene síntomas. Freud no está convencido con el argumento y tiene la sospecha de que el imperativo moral no puede ser categórico en el sentido de explicarse por sí mismo; pero ha tenido que admitir que hay imperativos y desde este momento se entrega a pensar su procedencia, no sin antes preguntarle a Kant: ¿qué ha sido de las inclinaciones, tendencias y deseos?, ¿qué hace el sujeto con ellos?.

Admitamos con Freud, que la agresión conforma una parte fundamental de estas tendencias. ¿Cuál es el destino de esta agresión dirigida al mundo exterior? La respuesta freudiana no se hace esperar, y le resulta al propio Freud, sorprendente y natural a la vez; el destino es el propio yo, la agresión vuelve al lugar de donde procede incorporándose al propio yo en calidad de superyo y asumiendo las funciones de “conciencia” moral. ¿Por qué se opera este retorno?, si para Freud como para Kant, la propia sensibilidad no puede llevar al hombre a distinguir lo bueno de lo malo; la explicación podemos encontrarla en el desamparo y dependencia de los demás, en el “miedo a la pérdida del amor”, que hace posible la renuncia pulsional25.

Por eso el imperativo categórico no se explica por si mismo, la versión freudiana de la voluntad es el superyo, al que nada puede ocultarse “ni siquiera los pensamientos”. Miedo y temor están en los orígenes de la conciencia moral, de un lado el miedo que obliga a la renuncia pulsional, del otro el temor al superyo, al que no podemos ocultar la persistencia de los deseos. La renuncia, no es, por lo tanto suficiente, dado que no podemos ocultarnos la persistencia del deseo.

Así Freud respondería a la primera objeción de Kant: lo que la paciente no puede ocultar es el deseo y lo que usted llama voluntad autónoma sólo podría erigirse bajo el triunfo de una represión lograda.

Para Freud la vía de acceso a lo moral, pasa necesariamente por el reconocimiento de este deseo y no por su exclusión.

El objeto de la ética

En La filosofía en el tocador, la alumna exhausta ya de los excesos a los que se ha entregado pide aplacar sus remordimientos. Es justo, la práctica ha de ser completada con un poco de teoría. Dolmancé acaba de comprar en el Palacio de la Igualdad un folleto que acaba de salir de la imprenta; “Franceses, un esfuerzo más, si queréis ser republicanos”26.

Para Lacan, “el nervio” de este panfleto, está en la máxima que propone, de inspiración kantiana, por plantearse como regla universal; “Tengo derecho a gozar de tu cuerpo, puede decirme quienquiera, y ese derecho lo ejerceré, sin que ningún límite me detenga en el capricho de las exacciones que me venga en gana saciar en él”27.

No es cuestión de plantearse si una sociedad puede sancionar dicha máxima, ni si hay legalidad positiva que pueda decidir sobre su carácter universal, ni siquiera es asunto a dirimir la extensión a todos del derecho que la máxima invoca. Lacan sale al paso de estas posibles discusiones; “todo juicio sobre el orden infame que entronizaría dicha máxima es pues indiferente en la materia, que es reconocerle o negarle el carácter de una regla aceptable como universal en moral, la moral reconocida desde Kant como una práctica incondicional de la razón”28. La respuesta de Lacan es que hay que reconocerle evidentemente este carácter. A partir de aquí tendremos en primer lugar que decidir si estamos o no de acuerdo con este reconocimiento. En segundo lugar, si este reconocimiento condiciona o no, la lectura del fantasma sadiano.

El razonamiento que sigue Lacan es comparativo; la máxima de Sade se instaura sobre el rechazo radical de lo patológico, de todo movimiento manifestado a un bien, a una pasión, o sea el rechazo por el que Kant libera el campo de la ley moral; y la forma de esta ley es también su única sustancia, por cuanto la voluntad sólo se obliga a ella desestimando con su práctica toda razón que no sea de su máxima misma.

Podemos acordar que efectivamente la máxima sadiana no se fundamenta en el bienestar, que se ha constituido en el rechazo patológico, sin embargo la voluntad que está aquí en juego, no parece ser la “voluntad autónoma” que hace posible la formulación del imperativo categórico kantiano. La voluntad de la máxima sadiana, ha encontrado la ley, saliendo de sí misma, ha encontrado su ley en las leyes de la naturaleza, resultando ser así voluntad heterónoma, y la heteronomía permite únicamente formular imperativos hipotéticos.

Si estamos en lo cierto, la máxima sadiana no sería otra cosa que un imperativo hipotético con pretensión de universalidad. Es lo que por otra parte el mismo Lacan admite, al afirmar que la máxima sadiana es más honesta por pronunciarse por la boca del Otro, desenmascarando así la división, escamoteada, del sujeto. División que la razón oculta, bajo otra forma de división: la división práctica, ya que el sujeto tiene que elegir o la vía del placer y el bienestar lo que es propiamente del orden del pathos o la vía de la ley moral.

La maniobra de la máxima sadiana es por tanto poner al descubierto la división subjetiva y si esta división es desvelada en la obligación sadiana, es por haberla hecho recaer sobre el Otro. Es lo que muestra la orientación del fantasma sadiano. El héroe de Sade, el verdugo, es llevado por su deseo a situarse en la posición de objeto del fantasma. En este esquema la voluntad, que no está situada en primer lugar, no está determinada por la subjetividad. Por eso el verdugo se reconoce instrumento de una voluntad de goce absoluto, obteniendo así la certeza que hace que su mano no tiemble nunca. Desde esta posición, ser el instrumento del goce, se dirige a su víctima, en quien ha recaído todo el peso de la subjetividad, al dejarla profundamente dividida entre la sumisión al imperativo y la rebelión contra el dolor.

La aparición de este objeto, que Lacan llama objeto a, en el lugar de la causa, objeto que “se hurta en la Crítica”, permitiría instaurar sobre el pivote de lo impuro una nueva Crítica de la Razón, poniendo sobre el tapete lo que toda ética supone: ¿qué va a hacer el sujeto de la razón con el sujeto bruto del placer?.

Este objeto a, objeto perdido y causa del deseo, será el objeto de la ética. Por eso es innecesaria la insistencia kantiana en no tener en cuenta objeto alguno de la facultad de desear, si convenimos con Lacan que este objeto estuvo siempre perdido, dejando un lugar vacío que la ley moral presentifica. De ahí que su tesis sea “que la ley moral, el mandamiento moral, la presencia de la instancia moral, es aquello por lo cual, en nuestra actividad en tanto estructurada por lo simbólico, se presentifica lo real – lo real como tal, el peso de lo real”29. La acción moral podrá introducir algo nuevo en lo real, que es la pretensión de Lacan, a condición de mantener este lugar vacío. Dicho de otra forma, el objeto de la ética en el otro sentido que mencionamos al comienzo será que el ideal de la acción moral no recubra nunca el vacío del objeto.

Si el verdugo sadiano somete a su víctima al punto de hacerle elegir la muerte, no es menos cierto que la ética de Kant nos confronta también con la misma elección: “mejor la muerte que…”.

Kant trae un ejemplo que pretende confirmado por la experiencia. Supone un individuo que excusa su inclinación pasional por ser para él irresistible cuando se le presenta el objeto amado y la ocasión, ahora, si levantamos una horca delante de la casa donde se le presenta la ocasión, para colgarle después de gozado el placer, ¿no resistirá entonces a su inclinación?. A este mismo hombre, podemos preguntarle, “si habiéndole exigido un príncipe, bajo amenaza de la misma pena de muerte inminente, levantar un testimonio falso contra un hombre honrado a quién el príncipe, con plausibles pretextos, quisiera perder, si entonces cree posible vencer su amor a la vida, por grande que ésta sea. No se atreverá quizá a asegurar si lo haría o no; pero que ello es posible, tiene que admitirlo sin vacilar”30.

Podría suceder, sugiere Lacan, que un defensor de la pasión con suficiente pundonor, pusiera en un aprieto a Kant, “obligándolo a comprobar que ninguna ocasión precipita a algunos con mayor seguridad hacía su meta que el verla ofrecerse a despecho, incluso con desprecio del patíbulo”.

Este ejemplo le sirve a Lacan para enunciar su orientación ética: “El deseo lo que se llama el deseo, basta para hacer que la vida no tenga sentido si produce un cobarde” 31.

Notas

  1. I. Kant, Crítica de la razón práctica, Ediciones Sígueme, Salamanca, 1995, p.37.
  2. Ibid., p. 44.
  3. E. Wallwork, El psicoanálisis y la ética, Fondo de Cultura Económica, México, 1994. Sin coincidir plenamente con el tratamiento que el autor da a algunos temas, es preciso reconocer que supone un abordaje serio de las relaciones entre ética y psicoanális.
  4. E. Erikson, Ética y psicoanálisis, Lumen, BuenosAires, 1993.
  5. J. Lacan, “Kant con Sade”, Escritos II, México. Siglo XXI, 1980, p. 337.
  6. Ibid., p. 337.
  7. M. Horkheimer, T. W. Adorno, Dialéctica de la Ilustración, Trotta, Madrid, 1994.
  8. A. Macintyre, Tras la virtud, Crítica, Barcelona, 1987.
  9. J.L. Colomer, La teoría de la justicia de Immanuel Kant, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1995, p. 99 s.
  10. J.L. Villacañas, Racionalidad crítica. Introducción a la filosofía de Kant, Tecnos, Madrid, 1987, p. 172.
  11. Ibid., pág. 172.
  12. A. Wellmer, Finales de partida: la modernidad irreconciliable, Frónesis, Madrid, 1996.
  13. E. Tugendhat, Lecciones de ética, Gedisa, Barcelona, 1997.
  14. J. Lacan, Seminario VII: La ética del psicoanálisis, Paidós, Buenos Aires, 1988, p. 379.
  15. S. Freud, El yo y el ello, Alianza Editorial, Madrid, 1978.
  16. I. Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Ariel, Barcelona, 1996, p. 211.
  17. Ibid., p. 117
  18. Ibid., p. 119
  19. Ibid., p. 121
  20. Ibid., p. 125
  21. Ibid., p. 129
  22. Ibid., p. 131
  23. Ibid., p. 135
  24. S. Freud, La histeria, Alianza Editorial, Madrid, 1980
  25. S. Freud, El malestar en la cultura, Alianza Editorial, Madrid, 1970
  26. Sade, La filosofía en el tocador, Tusquets Editores, Barcelona, 1988
  1. J. Lacan, “Kant con Sade”, Escritos II, op. cit., p. 340
  2. Ibid., p. 341
  3. J. Lacan, Seminario VII: La ética del psicoanálisis, op. cit., p. 30
  4. I. Kant, Crítica de la razón práctica, op. cit., p. 49
  5. J. Lacan, “Kant con Sade”, Escritos II, op. cit., p. 354

Otras publicaciones del mismo autor: