PUBLICACIONES DE PSICOANÁLISIS DE ORIENTACIÓN LACANIANA

Lo que Joyce nos enseña sobre el cuerpo y el síntoma

G.I.-.El cuerpo en psicoanálisis.

Nuestra investigación de este año, se articula con el tema de las Jornadas. “Enganches y desenganches”, a partir de lo que el caso “Joyce” nos enseña.

Es decir a partir de lo que Lacan dice, en el seminario XXIII, Le sinthome y en las conferencias “Joyce le symptôme”sobre la relación de Joyce con su cuerpo. Lo que Lacan dice de la relación que Joyce tenía con su cuerpo es que Joyce tenía con su cuerpo una relación que él califica de “laisser tomber”, dejar caer, de desenganche.

¿Cómo hemos llegado a Joyce?

Llegamos a Joyce partiendo de una tesis que recorre la enseñanza de Lacan desde el estadio del espejo hasta el seminario XXIII, la tesis de que “El hombre adora su imagen”(Estadio del espejo) y de que “esta adoración es la única relación que el parlêtre tiene con su cuerpo”(Conferencia II).

Detengámonos un momento en estas dos afirmaciones de Lacan, separadas en el tiempo:

“El hombre adora su imagen”……….” la única relación que el parlêtre tiene con su cuerpo es una relación de adoración”.

1-“El hombre adora su imagen”, ¿qué quiere decir esta afirmación de Lacan?

Muy sintéticamente podemos decir que se trata de que el niño, en el estadio del espejo, queda cautivado por su imagen narcisista.

Dicho en otros términos, lo que podemos observar en el estadio del espejo, es que el primer cuerpo  al que el niño tiene acceso, es el cuerpo en tanto imagen reflejada en el espejo, imagen que le da una unidad de la que carecía y con la que se podrá identificar y reconocerse como “yo”.

Hay que tener en cuenta la importancia que tiene en este momento el narcisismo como vía imprescindible para poder tener una imagen del propio cuerpo a la que adorar y de la que ocuparse.

2-“Esa adoración es la única relación que el parlêtre tiene con su cuerpo”

Entre el congreso de Mariembad, celebrado en 1936, donde Lacan presenta por primera vez “El estadio de espejo” y el Seminario XXIII (75-76), Le sinthome, han pasado 40 años. Lacan mantiene  su tesis reformulándola, en lugar del hombre, tenemos al parlêtre y además Lacan añade que hay  una única relación del ser hablante con su cuerpo y que esta relación es de adoración.

Es interesante recordar que cuando Lacan dice que el ser hablante tiene una relación con su cuerpo, ya ha formulado  su “no hay relación sexual entre los dos sexos”. O sea que la relación sexual entre  el hombre y la mujer no puede escribirse, pues solo hay la contingencia de los encuentros, pero que  el ser hablante si tiene una relación con su cuerpo, que es de adoración.

Por supuesto que para que el ser hablante pueda adorar su cuerpo y ocuparse de el, es necesario que lo tenga. Es necesario que tenga un cuerpo.

“El hombre tiene un cuerpo y no tiene más que uno”afirma Lacan en la II conferencia “Joyce le symptôme”,  ahora bien la condición para que el hombre tenga un cuerpo es que lo Real , lo  Simbólico y lo Imaginario, las tres dimensiones que habita el ser hablante, estén anudadas borromianamente, por un cuarto elemento, por un cuarto nudo.

Aquí entra Joyce como excepción a la tesis de que el hombre adora su imagen, el nudo de Joyce es un nudo fallido, hay un defecto del nudo, un lapsus del nudo y el redondel de lo imaginario queda desanudado está suelto, abandona el campo. Esto explicaría la relación de desapego, de indiferencia que Joyce tenía con su cuerpo.

¿Cómo llega Lacan a esta conclusión sobre esta falla del nudo de Joyce?

A partir de lo que el propio escritor dice a través de su alter ego, Stephen, en su libro “Retrato del artista joven”. En este texto Joyce cuenta una escena, en la que varios compañeros de colegio le dan una paliza, después la cual él no siente nada, apenas un atisbo de cólera que desaparece al instante, que se desvanece enseguida. El mismo está sorprendido por su falta de reacción con respecto a lo que le ha sucedido a su cuerpo.

Lacan emplea la metáfora, de la cáscara cuando se desprende del fruto maduro, para evocar la relación que Joyce tenía con su cuerpo.

Se trata de un pequeño acontecimiento del cuerpo, no al modo del síntoma, sino de algo que le sucede al sujeto Joyce con su cuerpo.

En el momento posterior a la paliza, el afecto le abandona, la cólera desaparece y con ella se va el cuerpo. El afecto está ligado al cuerpo. Por lo que la falta de afecto en ciertos momentos cruciales de la vida de un sujeto puede ser un índice a tener en cuenta de lo que para este sujeto ocurre en su relación con el propio cuerpo.

Esa indiferencia respecto al cuerpo propio, ese dejar caer la relación con el cuerpo propio, es algo  que siempre tiene que resultar sospechoso para un psicoanalista, nos dice Lacan.

Ahora bien si el nudo de Joyce es un nudo fallido porque deja suelto el imaginario, ¿por qué Joyce no está loco? Se pregunta Lacan, pregunta que le plantea a Jacques Aubert, especialista en Joyce, al que le pide su opinión sobre si Joyce se tomaba por un redentor.

Lacan explora con Joyce distintas vías, se pregunta si estaba loco, si era un santo, si era una histérica, y siempre se responde que no.

La vía propia de Joyce es otra, es la vía de la escritura, la vía del artista.

Con su arte de escritura, Joyce corrige el defecto de su nudo, es como una especie de cirugía hecha  a partir de la escritura. Una escritura muy especial que marca un antes y un después en la literatura, particularmente en la inglesa en la medida en que todo su empeño está puesto al servicio de matar el sentido, de esta lengua en la que escribe, la lengua inglesa.

Esta literatura, hecha con el propósito de que generaciones de universitarios se ocupen de ella y con la que Joyce logra hacerse un nombre de artista, es para Lacan el ejemplo del síntoma. Del síntoma tal como lo concibe en el 75, no como mensaje a descifrar, sino como letra de goce y como lo que permite anudar los tres registros.

Según Lacan lo que incita a Joyce a hacer una cosa así, una cosa sin sentido no es el deseo sino el goce. Joyce es el caso excepcional de un sujeto para quién no está velado el carácter traumático que tiene lalengua para cada sujeto.

Para Lacan el verdadero traumatismo no es el traumatismo de seducción sino el traumatismo producido por la lengua en tanto introduce un goce que parásita el cuerpo del ser hablante

Con ese goce que introduce la lengua en el cuerpo, el se hace un síntoma. En Joyce no hay automatismo mental, pero hay eco en el lenguaje, aunque con eso logra hacerse un síntoma, ¿qué son si no esos juegos de palabras con ecos en varias lenguas?, eso solo puede ser el síntoma de Joyce y este es para Lacan el verdadero nombre de Joyce: “Joyce el síntoma”, como decimos “el hombre de las ratas”, con este nombre Joyce habría estado de acuerdo, según Lacan.

Joyce no sólo es una enseñanza sobre el síntoma, también lo es sobre un modo particular de construirse un Ego, sin pasar por el cuerpo.

El Ego es un término del psicoanálisis anglosajón referido a la idea que cada uno tiene de sí mismo como cuerpo. Si decimos ego y nos referimos al Ego como narcisista es en la medida en que el Ego se funda en la imagen del cuerpo, tiene un origen narcisista. El Ego es una mezcla de imagen y afecto.

Joyce  se presenta como una excepción a la tesis de que el hombre adora su imagen, él no adora su

cuerpo y la idea que tiene de sí mismo no pasa por su cuerpo sino por su escritura.

Lacan le dedica un capítulo de su seminario a la escritura del ego joyciano, que es un Ego que no está hecho a partir de la imagen del cuerpo, como suelen estar hechos los Egos.

El Ego de Joyce no es un Ego narcisista al uso, y ello se debe a que en él, el cuerpo no está interesado, debido a la particular relación de desenganche que Joyce tenía con su cuerpo.

Joyce no cree en su cuerpo, en el sentido en que Lacan utiliza aquí el término creer, creer en nuestro cuerpo es creer que éste pude representarnos, que puede decir algo sobre nosotros, aún antes de ponernos a hablar.

Joyce no cree en su cuerpo y esta singularidad es precisamente la que nos permite, según Lacan, poder responder a la pregunta ¿cómo le llegó la escritura a Joyce?

La escritura le llegó a Joyce como una necesidad de su Ego.

Joyce no cree en su imagen pero sí en su escritura y habla de sí mismo como libro, lo que constituye una singularidad en el plano imaginario. Una de las consecuencias de esta singularidad, en tanto la imagen del cuerpo funda, no solo el amor propio, sino que también está implicada en todo lo que se llama historia, en sentido amplio y también en sentido edípico; es que Joyce no cree en la historia, habla de ella en términos de pesadilla de la que hay que despertar. Tampoco cree en la historia edípica, Joyce no es Hamlet, no cree en la historia como tal, ni en el sentido de la historia, todo esto hace que tenga acceso a un tipo de Literatura que rompe con el sentido y que es en cierto modo ilegible.

El lector joyciano no puede gozar del goce del sentido, ni del goce del relato ni de los ideales ni del tiempo histórico como tal, porque es lo que Joyce trata de evacuar de su escritura. Los lectores de Joyce son sobre todo especialistas que van tras el enigma joyciano. Recordemos que el enigma se produce cuando hay un enunciado para el que no encontramos enunciación.

De lo que no cabe duda es de que el autor gozaba al escribir, son conocidas sus carcajadas mientras escribía y es lógico pensarlo si decimos que su escritura es su síntoma, cada cual goza de su  síntoma y Joyce también , con la particularidad de que su síntoma no pasa por el cuerpo como cuerpo imaginario.

¿Cómo podemos pensar un goce, que no pasa por el cuerpo imaginario?

Tomemos la idea que nos propone Eric Laurent en su libro “Los objetos de la pasión”, un goce que no pasa por el cuerpo imaginario sería un goce donde el significante estaría directamente conectado con la pulsión y con el agujero alrededor de la cual la pulsión se satisface.

Una escritura en la que lo simbólico es muy real según el anhelo de Joyce de querer despertar la literatura, a lo más real que hay en ella y con la que Joyce obtiene un goce.

Dicho en otras palabras, Joyce se construye un síntoma con su escritura, un síntoma que lo anuda, un síntoma en el que lalengua no vela su real con lo imaginario, en resumen un síntoma hecho sin el cuerpo, que tiene el mérito de revelar lo que es la esencia del síntoma, pero tiene el inconveniente,  de dejar el cuerpo a parte, ya se trata del cuerpo de Joyce o del de sus hijos, el síntoma de Joyce  solo vale para él, no se transmite, si Joyce se salva lo hace solo, del lado de sus hijos este síntoma no tiene la misma eficacia que el síntoma padre. Recordemos que su hija Lucia fue esquizofrénica y su hijo Giorgio tuvo graves problemas de alcoholismo.

El Ego que Joyce se construye con su escritura, a falta de una imagen narcisista en la que sustentarlo, su Ego se confunde con su nombre de artista y es equivalente a su síntoma, no un síntoma que tiene sino el síntoma que el es. El Ego de Joyce viene a corregir el defecto del nudo de Joyce que consistía en que lo simbólico no pasa dos veces por debajo de lo real, como es el caso del nudo bien hecho. Como consecuencia de ello lo imaginario queda desanudado.

Con Joyce hemos aprendido que el desenganche del cuerpo, por decirlo así puede ser corregido gracias a un artificio, un artificio que no es imaginario,  un artificio de escritura en la que lo simbólico y lo real se conectan directamente. Este artificio de escritura viene a funcionar como síntoma que anuda los tres registros y cifra el goce de Joyce, un goce que tiene que ver con el eco en el lenguaje  y que él logra transformar en arte, un síntoma que se confunde con su nombre de artista.

22-10-2005

Bibliografía:

Jacques Lacan, Seminario XXIII, “Le sinthome”, editorial SEUIL.

Jacques Lacan, Conferencias ·”Joyce, el síntoma”I y II, revista Uno por Uno, nº 44 y 45. Eric Laurent, Los objetos de la pasión, editorial Tres Haches, Buenos Aires.

Jacques Alain Miller, Pièces détachés, seminario 2004-5, inédito. Colette Soler, Las declinaciones de la angustia.

Colette Soler, “La querelle des diagnostiques, Cours 2003-4

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on print
Imprimir
Share on email
Email
GRACIAS POR COMPARTIR
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print
Share on email

¿Quieres estudiar psicoanálisis?

La Sección Clínica de Madrid (Nucep) imparte desde hace más de 20 años programas de estudios anuales en la teoría y la práctica de psicoanálisis de orientación lacaniana.

Enseñanza online

La enseñanza en la Sección Clínica de Madrid (Nucep) es online. Las sesiones se celebran en directo con Zoom. Los participantes tienen acceso a la plataforma de e-learning durante todo el curso.