29 de octubre de 2018
| 1 comentarios

El espejo. Conferencia de Amanda Goya

Ciclo de conferencias de introducción a la orientación lacaniana «Espejismos de las imágenes ¿Cómo estar advertidos?» Primera conferencia «El espejo» por Amanda Goya.

24 septiembre 2018
Sección Clínica de Madrid (Nucep).

Desde tiempos inmemoriales los humanos han querido ver su reflejo. Al principio solo el agua y las piedras pulidas les daban esa fugaz oportunidad. Hubieron de pasar muchos siglos hasta que la producción del vidrio hizo posible, en el siglo XV, que ese fascinante objeto viera la luz y se instalara poco a poco en la vida cotidiana.
Cada época ha dado al espejo un valor diferente, desde la Antigüedad clásica, la Edad Media, el Renacimiento, la Modernidad, y por fin… nuestros días…los de la irrefrenable revolución digital.
En cualquier caso, el espejo es una instancia subjetiva, teorizada por Jacques Lacan en su célebre estadio del espejo, que adquiere en la actualidad sus tintes propios, con la extensión de los selfies y el frenesí de las redes sociales.
¿En qué la experiencia de un psicoanálisis nos advierte de los espejismos de las imágenes?
Amanda Goya

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Imprimir
Email

Un comentario

  1. «La imagen esta acompañada de la palabra del otro.
    Nos refuerzan el concepto del ideal de yo. Como quiero ser, en lo que el otro me reconoce como amable.»
    Halamos de estimulos signos «homoeomorficos»
    «Hablamos de un mimetismo. De una busquedad por la máscara, Benjamin acuña sin una formacion del espejo ocurre el trastorno de la psicosis… El efecto de la liz incide sobre nuestro cuerpo, (soblre el cuerpo de algunos insectos por ejemplo, cuando el insecto se mimetiza) la mimesis también es un acto de ostentación, la mirada del otro, esa mirada no se ve pero se imagina, uno la imagina, (¿me da «verguenza» confesarme?) sin embargo aqui podríamos hablar del mito de Narciso, quien se enamora de alguien que nunca le va a ser correspondido, nunca alcanzar el amor, la fascinación de si mismo apareja el deseo de deshasirse del dolor por descubrirse inalcanzable, Narciso cayó en un sespejismo, el reflejo nos engaña, pero nos embeleza quizas porque nos lleva a un ideal de lo que se desea y tan solo en su presencia poder pretender entenderlo en apariencia, en la cultura tenemos amconsideras esos significsdos que tiene el espejo, cuando se rompe, los vamoiros, en consideracion a la nevesidsd apetitiva de «la mirada» phacia el otro y del otro, de alli que el ojo, es una ventana del alma, para Leonardo «perder la mirada es como estar sepultado vivo»
    Lamimagen de si refuerza la cultura, el desarrolo de el homo saoiens al homo videns, una imagen vale mas que mil palabras, esa mirada esta sobre nosotros, vigilando, nos subsumen en una realidad convertida en ficción, los rumbos que toma nuestro placer narcisista por deslindarnos de la realidad no nos hace ver que la vida esta llendose por un caño, «la experiencia del analisis (arte) no refuerza el ego, el hedonismo», pero nos lleva a un conocimiento de si, es deci a tener entendimiento de lo escencial, a encontrar un poco de «humildad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

6 de junio de 2022

SESIÓN ONLINE Y PRESENCIAL El dispositivo de la RPM: Red Psicoanalítica Madrileña

A cargo de Amanda Goya Organizada por el Departamento de Estudios de Psicoanálisis en Instituciones de la Sección Clínica de Madrid (Nucep). El dispositivo …
5 de mayo de 2022

SESIÓN ONLINE Clínica del parlêtre en Instituciones

A cargo de Omaïra Meseguer Organizada por el Departamento de Estudios de Psicoanálisis en Instituciones de la Sección Clínica de Madrid (Nucep). Clínica del …
20 de abril de 2022

SESIÓN ONLINE Y PRESENCIAL Mal-estar adolescente

A cargo de Gabriela Medin Organizada por el Departamento de Estudios de Psicoanálisis en Instituciones de la Sección Clínica de Madrid (Nucep). Mal-estar adolescente …

Gracias por compartir